Economí­a

Presidente, no se enoje: Los mercados se van a inquietar

El presidente Macri traspasó todos los lí­mites de imaginación polí­tica. Ofuscado por el pésimo desempeño del oficialismo en las PASO, le echó la culpa a los votantes de la debacle económica post-elecciones, que llevó al dólar a los $60, elevó el riesgo paí­s a 1.700 puntos y derrapó el valor de los bonos de la deuda y las acciones argentinas hasta un 58 por ciento.

La intención del presidente de responsabilizar de la crisis la oposición, induciendo temor a la población por la vuelta al pasado, no tiene el menor asidero cuando se analiza la evolución de los fundamentales de la economí­a, y suena más a manotazo de ahogado que a una propuesta concreta para tratar de revertir los resultados. En el fondo, la lí­nea discursiva del mandatario choca de frente con la propia creencia del oficialismo de que puede dar vuelta la historia con cambios en la polí­tica económica, y lo deja inmerso en el más estrepitoso fracaso.

La falta de lectura de la realidad social es sorprendente. Sin ir más lejos, el mismo electorado que hoy critica es el que le dio un espaldarazo en las elecciones de medio término en 2017, cuando la situación económica tení­a nubarrones evidentes, pero todaví­a el vendaval no arreciaba. Fueron muchos los votantes que le dieron una oportunidad que, por impericia o por mostrar su real interés de favorecer al establishment, el macrismo no aprovechó. No existe más que la racionalidad más elocuente y contundente: el pueblo argentino decidió apostar por un nuevo proyecto que le devuelve la esperanza de volver a encender la economí­a, y mejorar sus condiciones de vida.

El pésimo resultado electoral de Cambiemos se vincula í­ntimamente con los cuatro millones de personas que se sumaron a la pobreza en un solo año, con las más de 20.000 pymes que cerraron por la polí­tica de ajuste, con los 250.000 puestos de trabajo registrados perdidos, con la estrepitosa caí­da del salario real o en el salto de más del 400% en el precio del dólar, con una inflación galopante que no se veí­a hace décadas. Atrás, muy atrás quedaron las promesas de 2015, cuando se le hablaba al electorado de pobreza cero, que la inflación era un problema fácil de resolver o que iban a llover dólares por la confianza de los mercados.

Nadie puede negar que el Gobierno ejerció el poder en estos cuatro años. Implementaron una quita de controles y subsidios, se practicaron reformas y liberaron mercados regulados. Se le pagó a los holdauts que judicializaron sus posiciones y se volvió al mercado internacional de deuda. Cuando se le pidió ayuda al FMI, nos prestó fondos incluso por encima del lí­mite que marca su propio estatuto. El Congreso tampoco fue un escollo para los objetivos del ejecutivo, y con muchos aliados se votaron las leyes más relevantes. Sin embargo, lo que quedó es una economí­a arrasada, un paí­s fuertemente endeudado y un panorama financiero que es incertidumbre para todo el mundo.

Lo que está sucediendo no es culpa de los votantes ni del próximo gobierno que deberá reconstruir la argentina. Es la exteriorización del fracaso de un modelo económico y, junto a él, de su andamiaje teórico, que está basado fundamentalmente en los preceptos del neoliberalismo económico. La actitud del presidente roza el terrorismo económico: o me votan a mí­, o explota la bomba, frente a una opción polí­tica opositora que siempre se percató de sostener que, como hicieran otrora, van a asumir los compromisos del paí­s. Por lo tanto, es imperioso que el gobierne respete los lineamientos básicos de la democracia, y asuma con total responsabilidad el manejo y la conducción de la situación económica en que nos ha dejado, respetando los tiempos que manda la Constitución y, según se exprese la voluntad del electorado, nos lleve a una transición de mandato en forma pací­fica, ordenada y sin estridencias.

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.