Economí­a

Estamos mal, vamos peor

Nuevos datos económicos dan cuenta de que Argentina sigue atravesando una situación sumamente difí­cil. La negativa de buena parte de los funcionarios a asumir el problema genera pesimismo de cara al futuro.

Fue noticia en estos dí­as los cientos de miles de jóvenes que se acercaron a “Expo Jovenˮ en el predio de La Rural en busca de un empleo. Más allá de que esa iniciativa del Gobierno de la Ciudad es una puesta en escena donde entregan folleterí­a identificada con los colores del PRO y prácticamente ninguna empresa que allí­ tiene un stand recibe currí­culums ni se muestra dispuesta a aumentar su planta de personal, el evento sirvió para tomar dimensión de una situación.

La falta de empleo que se incrementó con la llegada del nuevo Gobierno afecta con gran profundidad a los jóvenes. Seis cuadras de fila y una demora de tres horas para ingresar al predio es una clara señal de la necesidad que existe. Necesidad de conseguir un trabajo que es un derecho constitucional, aunque algunos medios maquillen el problema hablando de ilusión o de fiebre.

En relación al empleo, el INDEC dio a conocer que en marzo subió un 0,9%. Prima facie uno creerí­a que es una buena noticia. Sin embargo, al desmenuzar la información se observa que el alza está dada por una suba del empleo público tantas veces denostado por la actual administración y por un incremento de los monotributistas, y una parte por el repunte de la construcción producto de la decisión gubernamental de descongelar la obra pública en la antesala electoral. El sector privado, que es el que debe motorizar la economí­a, sigue estancado y sin generar puestos de trabajo.

El Centro de Economí­a Polí­tica Argentina relevó que en los primeros meses de 2017 se registraron 9.599 despidos y 2.594 suspensiones, sobre todo en el sector industrial. El INDEC también dio a conocer que la producción cayó en abril un 2,3% respecto al mismo mes de 2016. En lo que va del año anota una caí­da del 2,4%, y el acumulado de 2016 tuvo una baja del 5,2%. Quince meses consecutivos de caí­da de la actividad industrial dan cuenta de que el paí­s no repunta y sigue en franco deterioro.

El empleo y la industria no repuntan en un contexto donde estimaciones privadas vaticinan que la inflación del supermercado será del 3,5% en mayo y donde el Banco Central informa que sus ganancias se redujeron en 2016 un 54,1% respecto a 2015 como consecuencia de las altas tasas de las Lebacs. El Gobierno apuesta a un modelo especulativo de fuga de capitales sin industria nacional y con una parte importante de la sociedad expulsada del sistema.

Frente a esta situación, el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne aseguró que el problema no es el rumbo del paí­s sino la metodologí­a del Indec. El Jefe de Gabinete, Marco Peña Braun, sostuvo en el Congreso que Argentina está creciendo, los precios bajando, la industria repuntando y el empleo subiendo. El robusto call center que maneja para atacar dirigentes opositores le consume tanto tiempo que le provoca un enorme divorcio con lo que sucede en la realidad.

La situación del paí­s está muy mal y lo nota la inmensa mayorí­a cuando ya no sólo resigna bienes de confort o salidas de ocio, sino que ahora debe economizar productos de primera necesidad y algunos meses elegir entre comprar comida o pagar los servicios públicos que no paran de subir.

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.