Opinión

La única víctima del ajuste: el pueblo

Por José "Pitin" Ruíz Aragón*

5a4aeed03238d

 

Con el nuevo esquema de retenciones e impuestos a las exportaciones el sector agro concentrado fue el más beneficiado,  contradiciendo la promesa de que “quienes más tengan, más deben aportar”.

Para comienzos de septiembre el país sufrió una fuerte devaluación donde el dólar pasó de $29 a $40. Según datos oficiales se prevee una inflación del 42% para este año, mientras que las paritarias de trabajadores no superan, en el mejor de los casos, el 25%, siendo el de estatales un 15% (teniendo así una pérdida del poder adquisitivo del 15% y 25% respectivamente).

La devaluación de agosto/septiembre se dio por muchos factores, pero uno de ellos saltó en los medios de forma altisonante: la desconfianza del mercado hacia el gobierno. Ante esta situación, el gobierno redobló la apuesta para el mercado: Para 2019 se propone que el Estado Nacional tenga déficit cero. Para ello es inevitable un fuerte ajuste recortando gastos del Estado y aumentando los ingresos a través de impuestos.

El bautismo de fuego de este nuevo plan se llevó de dos maneras: 600 despidos en agroindustria y estableciendo un impuesto fijo de $4 por dólar a todas las exportaciones del país, que a un dólar a $40 sería de 10%. Sin embargo en ese mismo esquema se encuentra la trampa: Un despedido del Estado rara vez es absorbido por el sector privado sumado a una inflación del 40% los sectores de trabajadores, jubilados/as y desocupados son los más vulnerables.

Mientras que los sectores exportadores de la economía (entre ellos, el agroconcentrado) este impuesto los beneficia porque es regresivo: a medida que se deprecia el tipo de cambio (aumenta el precio del dólar) menor es lo que pagan en impuestos. A esto hay que sumarle, como si fuera poco, que las retenciones a la soja bajaron de un 25% a un 18%, beneficiando a los pooles de siembra tanto nacionales como internacionales. Esta medida sería complementada con una futura modificación de la ley de semillas para asegurar las ganancias de Monsanto.

En un contexto de crisis económica y un acuerdo con el FMI que no parece ser suficiente, un aumento del precio del dólar de la mano de un aumento de la inflación pareciera ser un camino inevitable, en donde se va a derrumbar el poder adquisitivo de los trabajadores en un marco recesión económica y de despidos, mientras que el sector exportador pagaría menos impuestos sumado a su vez que el costo de la mano de obra en pesos se abarataría.

El régimen oligárquico se renueva con este esquema y el ajuste recaerá una vez más sobre los sectores populares.

*Diputado Nacional. La Cámpora Corrientes.

Economía

El 20 de noviembre de 2008 se sancionó la Ley 26.425 a partir de la cual se reestatizaron los aportes de los trabajadores y trabajadoras; recuperando los fondos previsionales por parte del Estado nacional, regresando al sistema solidario.

CFKJubilados4
Economía

Mientras a puertas cerradas y con un recinto vallado el Senado sesionaba por la aprobación del proyecto de presupuesto enviado por el Gobierno para el año entrante, en las inmediaciones del Congreso se desarrollaron el Foro Abierto Contra el Ajuste y una multitudinaria movilización de varios sectores de la oposición en contra de esa sanción.

e9871f8d-9330-4083-9393-1918c283da1a