Mujeres

Micaela somos todas

El pasado martes el país estuvo de luto por la despedida de Micaela García, la joven militante de la JP Evita asesinada en Concepción del Uruguay, víctima de femicidio. Desde temprano cientos de personas se acercaron al funeral Micaela en su ciudad natal, llenando de cantos su adiós.

17904180_1871992403070321_8032785541249666583_n

Por la tarde y en acompañamiento, miles de mujeres se convocaron en la Plaza de Mayo, bajo la misma consigna: “Justicia para Micaela”.

Desde el Frente de Mujeres e Igualdad de Género de La Cámpora se realizó allí, junto con otras organizaciones del Frente para la Victoria y el Frente de Mujeres Nacional y Popular, una radio abierta donde se expresaron distintas referentes nacionales.

El aumento de los femicidios como máxima expresión de la violencia de género no es casual, se acrecienta en contextos de crisis, y se agrava frente al retroceso de las políticas públicas de prevención y atención de la violencia. Desde su asunción, el Gobierno de la Alianza Cambiemos, ha ido vaciando y desfinanciando los programas y políticas públicas, y este corrimiento del Estado afecta más a quienes son más vulnerables, en este caso las mujeres.

La Justicia machista también tiene su responsabilidad, incapacitada para aplicar las leyes y fallar desde una perspectiva de género, re victimizando y condenando a las mujeres a quienes debería amparar.

La militancia despidió a Micaela con enorme dolor, pero también continúa en pie y luchando por todas las mujeres que permanecen desaparecidas, como la joven Araceli Fuelles de la localidad de San Martin, quien fue vista por última vez hace más de 10 días.

Esta misma militancia continuará peleando por la libertad de Higui, presa por defenderse de una patota de violadores. Continuará peleando por Milagro Sala, presa política por mujer y luchadora social y porque para lograr “ni una menos” se necesitan políticas concretas.

Las mujeres organizadas continuarán luchando con Micaela y todas las víctimas como bandera.

Ni una menos.

 

 

 

Buenos Aires

Luego de manipular la carga de actas del escrutinio provisorio para montar una escena donde Macri y Vidal pudieran mostrarse victoriosos, el Gobierno niega las irregularidades en la carga de datos a pesar de tener total control sobre la organización de la elección.

Mauricio-Macri-Argentina