Ciudad de Buenos Aires

Un ex policía de la Federal agredió a un militante y a su bebé

Repudiamos la agresión que sufrieron Enrique Aurelli, fundador de HIJOS y militante de La Cámpora, y su bebé de apenas un año, por parte del ex oficial de la Policía Federal Argentina, Gustavo Andrade, quien los atacó sin mediar palabra mientras se encontraban en su tienda familiar ubicada en el barrio porteño de San Telmo.

16113943_1153400058108503_5742115580340526077_n

El sábado pasado, mientras Enrique atendía su negocio y Lili, su mujer, y Simón, su hijo, jugaban en la vereda, pasó frente a ellos un hombre que, acompañado de una mujer que luego aseguraría no conocerlo, le dio un rodillazo al bebé en el pecho, lo tiró al piso y se refugió en la tienda de enfrente.

Cuando Enrique lo vio salir, se acercó a interpelarlo y el atacante, al grito de “ahora sí vas a conocer a un loco”, sacó una pistola 9mm. y le pegó un culatazo que le abrió la cabeza. Rápidamente los vecinos se agruparon en la vereda y le exigieron a Andrade que se vaya. Éste se marchó, no sin antes apuntarlos con su arma y amenazarlos de muerte.

“Hay un montón de estas personas que parecieran ser ‘mano de obra desocupada’ dando vueltas por las unidades básicas, las organizaciones sociales. Fue muy feo lo que pasó. Muy tremendo”, expresó Aurelli en diálogo con Cosecha Roja, y agregó: “La denuncia debería estar ya en la Fiscalía Correccional Nro 7 pero todavía no llegó. Nadie fue a buscar a esa persona, nadie lo detuvo. Todo se está poniendo muy peligroso”.

Éste hecho se suma a la larga serie de sucesos violentos que vienen sufriendo dirigentes y militantes desde la asunción del presidente Mauricio Macri y que, sin dudas, marcan un clima de época.

 

Mujeres

La conmoción por la noticia del hallazgo del cuerpo de Araceli tiene un doble ejercicio de injusticia: otra piba muerta, casi una por día en lo que va de abril, una cada 18 horas en lo que va del año. Y otra piba con la que la Justicia llegó tarde y a la que el Estado no se preocupó en buscar.

araceli
Noticias

El descenso en el consumo de alimentos de primera necesidad y el retroceso de la calidad de lo que se consume favorecen la obesidad y desnutrición en los sectores más desfavorecidos, según un informe de la Fundación Soberanía Sanitaria y la Universidad Nacional de Avellaneda.

NI