Lecturas

El precio de la mentira

Plata o palos dicen Macrì y Morales. Un millón para una cooperativa del testigo falso contra Milagro Sala, sin empleados ni obras, activada en vísperas del juicio.

0001229409

Por Horacio Verbitsky (Página/12)

El Cochinillo René Arellano, utilizado por el contador Gerardo Morales para condenar a Milagro Sala por el lanzamiento de huevos durante un acto en el que la líder de la Organización Barrial Túpac Amaru no participó, recibió en los meses previos al juicio al menos un millón de pesos. De ellos, 822.000 pesos de origen desconocido y el resto en los sueldos que los gobiernos de la provincia de Jujuy y el municipio de San Salvador le pagaron al menos a él, a uno de sus hijos, Freddy Santiago Arellano, y a las parejas de ambos, Cristina Noemí Chauque y Soledad Seña.

Arellano lleva una sobresaltada vida sentimental y durante el juicio se separó de Chauque, quien ventila su infidelidad en las redes antisociales, donde se identifica como Solange de los Ángeles. Por eso Arellano no tiene empresas ni bienes a su nombre, de modo que los fondos se gestionan a través de sus hijos y cooperativas fantasma. La gobernación provincial debió admitir que Arellano trabaja en la Unidad Coordinadora y Ejecutora de Planes y Programas Interministeriales del gobierno de Morales, cosa que ocultó durante el juicio.

El sesgado Tribunal Oral Federal que condenó a Milagro Sala a tres años de cárcel sobre la única base de la palabra de Cochinillo y Chauque, se negó a remitir las actuaciones a otro tribunal para que los investigara por falso testimonio. Según el blog El Disenso, de los periodistas Mariana Escalada y Agustín Ronconi, Arellano informó en su muro de Facebook que desde 2014 trabaja a sueldo de la intendencia radical de San Salvador.

Ante una consulta para esta nota, los Disidentes Escalada y Ronconi profundizaron la investigación y descubrieron que también el hijo Freddy Santiago Arellano, de 26 años, (CUIL: 20349126002, DNI: 34.912.600) trabaja de forma permanente en la Contaduría de la Provincia. Morales creó el 8 de marzo del año pasado la dependencia donde opera el Cochinillo, como parte de su tarea de desmembramiento de la Túpac Amaru.

El decreto 804-G-2016 especifica que su función es “el registro e inscripción para la constitución de cooperativas y otras organizaciones sociales”. Su hijo Freddy Santiago Arellano es titular de una de esas cooperativas junto con Ivana Ruth Soledad Seña (quien se identifica como Solsito Sena, con hiriente s, en su muro de Facebook, donde reproduce los videos de propaganda de Morales y los avisos de su gobierno). La Cooperativa Newen Limitada (CUIT: 30714310956, Código 410011: Construcción, Reforma y Reparación de Edificios Residenciales) está registrada en el Instituto de Vivienda y Urbanismo de Jujuy, cuyo presidente es Walter Morales, hermano del gobernador.

La particularidad de esa cooperativa es que no declara empleados ni tuvo movimiento alguno desde su constitución en 2012. Pero al acercarse la fecha del juicio oral entró en erupción: según su balance declarado ante la AFIP, en abril de 2016 registró el ingreso de 37.000 pesos, en agosto de 507.000 y en octubre de 278.000, en total 822.000 pesos. El 20 de septiembre, Seña y Freddy Arellano habían firmado el cheque sin fondos 55948393, por 40.000 pesos.

En octubre, también Solsito (CUIT 27337649977) comenzó a cobrar un sueldo por un empleo permanente en la contaduría de la gobernación. Ante la presión de los organismos internacionales que reclaman por la detención arbitraria de la líder indígena Morales apuró el primer juicio. El gobernador pudo hablar del tema con el jefe de gabinete de Ministros Marcos Peña Braun, durante las dos audiencias que mantuvieron, el 10 de agosto y el 28 de septiembre de 2016 (según el registro oficial los temas fueron política nacional y proyectos para Jujuy).

La semana pasada, Morales volvió a descalificar las resoluciones del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria y de la Comisión Interamericana de Derechos humanos, que solicitaron la libertad inmediata de Milagro Sala y se jactó de contar con el respaldo del presidente Maurizio Macrì. Así es: el ministro de Justicia Germán Garavano, ala presuntamente moderada del gabinete, llegó a decir el viernes que Milagro Sala “podrá ser inocente o no y tendrá que demostrarlo en juicio”. Quienes creían que la inocencia se presume hasta que se demuestre en juicio lo contrario, han vivido equivocados. Varios acontecimientos recientes confirman que la actividad de Morales contra la Túpac Amaru juega un rol central en el programa de la Alianza Cambiemos, porque ejemplifica las alternativas que ofrece a quienes se le oponen: plata o palos.

La maniaca publicidad oficial seguirá pregonando que todo está bien e irá mejor, porque el consultor Jaime Durán Barba logró instilar que las elecciones se ganan demoliendo al adversario y hablando de cualquier cosa menos de la realidad.

El gobierno sigue apelando a la pesada herencia recibida y realimenta ese discurso con la promoción de causas judiciales cada vez más denigrantes contra la ex presidente CFK. Incluso ha comenzado a contarle las costillas a En-quien-te-han-convertido Daniel.

A medida que pasan los meses la eficacia de esa apelación disminuye. La reabierta causa por la denuncia del ex fiscal Natalio A. Nisman une lo útil a lo agradable: pondrá en las páginas judiciales a la ex presidente CFK (Margarita Stolbizer considera “un espanto” que pueda ser candidata “con chances electorales”) y al mismo tiempo llenará de júbilo a los gobiernos de extrema derecha de Israel y al que asumirá en dos semanas en Washington, empeñados en invalidar el tratado nuclear con Irán y justificar la escalada armamentista que ya anunció Donald Trump.

Que en el camino se destroce el estado de derecho en la Argentina es un daño colateral que a nadie inquieta. En un panel organizado la semana pasada en el Congreso de Washington la organización Unidos contra un Irán Nuclear recomendó no solo sanciones económicas sino también la confrontación militar y el castigo a organizaciones que define como máscaras de Irán, como la Guardia Revolucionaria y Hezbollah. Participó del encuentro una vieja conocida de la Argentina, la diputada republicana por Florida Ileana Ros-Lehtinen, una de las habituales interlocutoras de Nisman durante sus frecuentes viajes a Estados Unidos en amorosa compañía.

Públicada originalmente en Página/12.

Buenos Aires

Luego de manipular la carga de actas del escrutinio provisorio para montar una escena donde Macri y Vidal pudieran mostrarse victoriosos, el Gobierno niega las irregularidades en la carga de datos a pesar de tener total control sobre la organización de la elección.

Mauricio-Macri-Argentina