Entre Ríos

Denuncian por contaminación a una ONG ligada al rabino Bergman

La asamblea “Más ríos, menos termas” denunció que una fábrica de quesos de la Fundación Raíces (Red de Acciones e Iniciativas Comunitarias por la Empresa Social), cuyo director ejecutivo fue el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, contamina desde hace 10 años un arroyo en la localidad entrerriana de Colonia Avigdor, donde viven unas 800 personas.

corte-audiencia-publica-riachuelo-

Según informo el sitio Contratapa, la denuncia presentada en febrero por el vocero de “Más ríos, menos termas”, Elio Kohan, es por “el vertido exponencial de residuos tóxicos a un arroyo cuyo curso de agua corre a unos pocos metros de las viviendas de vecinos de la localidad, viviendas que se encuentran ubicadas frente a la industria”.

“En reiteradas ocasiones, los damnificados solicitaron ayuda a las autoridades de dicha fundación, quedando las respuestas en sólo promesas. En el lugar es continuo el olor desagradable, sobre todo los días de altas temperaturas, y si a esto le sumamos que en tiempo de grandes lluvias el caudal aumenta, llegando muy cerca de sus viviendas, se crean condiciones realmente alarmantes”, agrega la nota que Kohan envío a la Secretaría de Medio Ambiente de Entre Ríos.

La respuesta de los acusados pareció sacada del “Manual del buen contaminante”: agitar la idea de que si se insistía con la denuncia, se iba a cerrar el emprendimiento, dejando sin empleo a varias familias, incluso a algunos familiares de Kohan. A su vez, según coincidieron dos fuentes consultadas por Contratapa, Gerardo Bergman –hermano de Sergio– comenzó a presionar a la Junta de Gobierno para que levante la denuncia con la excusa de que haría una contradenuncia por la red cloacal, ya que hay cinco casas que arrojan sus desechos al mismo arroyo.

“Intentaron desviar el foco de atención amenazando a la gente y desprestigiándonos”, sintetizó Kohan.

La preocupación de la Fundación Raíces tiene sustento: según consta en una nota presentada el 8 de marzo en el expediente por los responsables de las áreas de Gestión Ambiental y Bioseguridad de la Secretaría de Ambiente provincial, el establecimiento no cuenta con un Estudio de Impacto Ambiental aprobado y no tiene certificado Funcionamiento. Tampoco tenía certificado de Radicación, que le fue otorgado recientemente, después de muchos años de estar en actividad.

Por eso, el 28 de abril se realizó una inspección ocular en la que se pidió la documentación necesaria para el certificado de Funcionamiento, pero no fueron presentados. De acuerdo al acta que se labró, se le dio 25 días a la Fundación Raíces para presentarlos.

Poco después, el ingeniero Francisco Reyes presentó en nombre de la fundación una “memoria descriptiva del proceso de elaboración” en la que aseguró que “el suero remanente se bombea a un tanque y de allí se destina a la alimentación de animales”. Y con esa nota bajo el brazo, el 19 de mayo la Junta de Gobierno local le concedió a la Fundación Raíces un “Certificado de uso de suelo”.

Pero para el denunciante, la presentación del ingeniero Reyes “es una gran mentira”. Ante la consulta de Contratapa, lo explicó así: “Es cierto que una parte del suero a veces lo regalan a distintos emprendimientos, como criaderos de chanchos, pero no siempre es así. Lo que hicieron fue empezar a buscar productores después de que los denunciamos, pero los productores de la zona no alcanzan a absorber todo lo que genera, porque son emprendimientos chicos, familiares”. O sea, a la fundación le sobra lactosuero.

Noticias

Militantes argentinos participaron de la Conferencia Mundial de los Pueblos, que tuvo lugar los días 20 y 21 de junio en Cochabamba, Estado Plurinacional de Bolivia, en el cual asistieron representantes de organizaciones políticas y movimientos sociales de todo el mundo.

IMG-20170621-WA0022