Comunicado de La Cámpora

Ante una nueva agresión del PRO

Desde La Cámpora queremos manifestar nuestro repudio a la difusión de una nueva calumnia por parte de una funcionaria del gobierno de Cambiemos.

tuits1

Nazarena Peruyera, vicepresidenta de la juventud del PRO en La Matanza y funcionaria del Ministerio de Trabajo de la Nación, afirmó hoy a través sus cuentas en las redes sociales que “en las sedes de La Campora de La Matanza están anotando a gente por $300 para hacer piquetes a fin de año” (sic).

Como militantes políticos lamentamos profundamente que una joven que decidió volcar su vida a la política recurra a este tipo de operaciones para intentar estigmatizar a quienes piensan diferente a ella, en lugar de trabajar en los barrios con las necesidades de los matanceros y las matanceras, que cada día sufren las consecuencias de las políticas aplicadas por el gobierno que ella defiende.

Ojalá que Peruyera reflexione y entienda que sus palabras pueden llegar a generar hechos de violencia, como los que ya sufrimos cuando balearon nuestra Unidad Básica de Ramos Mejía, o como los que permanentemente persigue la ministra Patricia Bullrich en las redes sociales, aunque curiosamente no se haya pronunciado al respecto ni en aquella oportunidad del ataque ni tampoco en esta.

tuit2

Derechos Humanos

Hay Mujeres que parecen tener muchas mujeres dentro. Diez, cien, mil, infinitas mujeres. De otra manera, se hace imposible imaginarlas de pie, incansables ante la injusticia que arrecia como el viento. Chicha era de esas mujeres.

chicha_0
Ciudad de Buenos Aires

El Comedor Comunitario “La Escuelita” de Villa 20 de Lugano se vistió de fiesta el sábado con la entrega de diplomas a la primera generación de alumnas y alumnos que se recibieron bajo la modalidad del plan FINES, el mismo día que se celebraron 20 años de  un espacio que no sólo fue escuela de militancia para muchos y muchas dirigentes del campo nacional y popular, sino también el lugar donde vecinos y vecinas del barrio encontraron muchas respuestas a los problemas que los aquejaban a diario.

25-DSC00139