Política

Un sushi en retirada

Darío Lopérfido se fue del Ministerio de Cultura de la Ciudad. Será recordado por haber negado el terrorismo de Estado e inaugurado un macartismo hacia personalidades de la cultura.

LOPERFIDO

El ahora ex ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Darío Lopérfido, tiene una visión completamente elitista, mercantil y privatizadora de la cultura, que choca abiertamente con el paradigma inclusivo impulsado a nivel nacional en los años anteriores. Sin embargo, el motivo por el cual miles de personas exigían su renuncia no obedece a su gestión, sino a sus declaraciones aberrantes sobre la última dictadura cívico militar.

El ex secretario de Cultura de Fernando De La Rúa -quien jamás hizo una autocrítica por integrar un gobierno que dejó decenas de asesinados en Plaza de Mayo y un país inmerso en la pobreza- apeló a una visión negacionista del terrorismo de Estado objetando la cantidad de desaparecidos y reflotando la teoría de los dos demonios. El único objetivo de esas cloacales declaraciones fue minimizar las atrocidades cometidas por los genocidas y obviar que existió un plan sistemático de tortura y exterminio como condición necesaria de un modelo económico de ajuste, vaciamiento y saqueo a los argentinos. Se entiende que el funcionario macrista diga esas cosas cuando se conoce que tiene una excelente relación con su suegro, Bartolomé Mitre, director del diario La Nación y uno de los beneficiados con las torturas que permitieron a su diario y a Clarín quedarse con Papel Prensa.

Tan nefastas afirmaciones le valieron el repudio de los organismos de Derechos Humanos y que cientos de personas le reclamaran a Horacio Rodríguez Larreta que lo apartara de su cargo. La respuesta del ex participante del Grupo Sushi (cuando los jóvenes detentan cargos en un gobierno neoliberal como el de la Alianza, la prensa hegemónica no los estigmatiza, los felicita) fue señalar que quienes lo criticaban eran comisarios kirchneristas que habían delinquido a través de los subsidios a la cultura. Además de ejecutar un macartismo hacia personalidades de la cultura como no ocurría desde la dictadura, Lopérfido sinceró su ideología: él cree que una cultura inclusiva, federal y apoyada por el Estado es un delito, porque debería relegarse a un bien mercantil sin intervención estatal cuyo acceso sólo sea gozable por los sectores pudientes de la sociedad. Pero además, es un ignorante porque el Estado no contrataba a los actores sino que subsidiaba a productoras las que luego decidían a qué artistas convocar. Tan bruto es el Ministro saliente que en su incontinencia verbal hasta critica a su esposa, Esmeralda Mitre, porque ella actuó en la serie “Taxxi, amores cruzados”, que Endemol produjo en el marco del Plan de Fomento Audiovisual del Gobierno anterior.

La cultura también debe funcionar como camino para la inclusión y recomposición del tejido social desintegrado por los neoliberalismos de facto y democráticos, con una fuerte mirada federal e integral. Y la política cultural como política de estado debe hacerse con memoria y ética, porque fueron muchos los artistas desaparecidos por la última dictadura y muchas las obras censuradas. Darío Lopérfido no reúne el más mínimo requisito de decoro, dignidad e idoneidad para estar en esa función. Su salida era inexorable. El Jefe de Gobierno también debería desplazarlo de la dirección del teatro Colón (para sumar otra mancha a su trayectoria, Lóperfido ejercía un doble cargo incompatible) si quiere mostrarle a la sociedad que el macrismo no avala ese paradigma conservador y reaccionario que detentaba el ahora ex Ministro de Cultura.

Buenos Aires

Segunda, Tercera y Cuarta sección

Noticias

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue condecorada hoy en Quito, Ecuador, con la medalla Manuela Sanz, conocida en ese país como la "Libertadora del Libertador" Simón Bolívar, de manos de la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadaneira, y destacó el rol de Ecuador en la defensa de la reestructuración de deudas soberanas y en la lucha contra los fondos buitres y los paraísos fiscales.

WhatsApp Image 2016-09-29 at 15.43.58