Buenos Aires

El reclamo del pueblo de Quilmes: “Martiniano, el pozo es acá”

Organizaciones políticas, sociales y vecinales se concentraron esta tarde en el lugar donde funcionará el Centro Clandestino de Detención "Pozo de Quilmes", para repudiar las declaraciones del intendente Martiniano Molina y reclamar que se convierta el lugar en un espacio de memoria y homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado.

1

Organizaciones políticas, sociales y vecinales se concentraron esta tarde en el lugar donde funcionará el Centro Clandestino de Detención “Pozo de Quilmes”, para repudiar las declaraciones del intendente Martiniano Molina y reclamar que se convierta el lugar en un espacio de memoria y homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado.

La convocatoria, impulsada esta mañana desde el Frente para la Victoria de Quilmes y apoyada por vecinos, concejales y legisladores oriundos de ese distrito bonaerense, logró reunir a unas quinientas personas en la esquina de Garibaldi y Alison Bell, para rechazar las insólitas declaraciones del jefe comunal, quien ante una consulta periodística realizada en el día de ayer, confundió el nombre que tuvo ese sitio durante la última dictadura cívico-militar con un reclamo de mejora en las calles del municipio.

La diputada nacional Mayra Mendoza calificó a las declaraciones de Molina como “ofensivas”, y sostuvo que sus palabras son “lamentables, no sólo las víctimas y los sobrevivientes de este lugar, sino para toda la sociedad de Quilmes. Por eso vinimos acá, para reseñalizar este lugar y recordarle al intendente lo que fue, porque sin memoria estamos condenados a no repetir el pasado más oscuro de nuestro país”.

Por su parte, el nieto recuperado Horacio Pietragalla “celebro que se haya reaccionado tan rápido porque no se puede permitir que un intendente no sepa lo que fue un Centro Clandestino de Detención que funcionó en su distrito”.

“Ya tenemos el antecedente de las declaraciones de Lopérfido, queriendo discutir el número de desaparecidos y ahora esto, que yo no lo calificaría de error sino de un horror histórico”, apuntó el ex diputado nacional.

Entre las organizaciones que participaron de la movilización estuvieron la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), La Cámpora, Juventud Peronista, Kolina, Nuevo Encuentro, Movimiento Evita, Grupo Walsh, y las agrupaciones Felipe Vallese y Arturo Jauretche, entre otras.

Además de Mendoza y Pietragalla también estuvieron presentes la diputada nacional del FPV Luana Volnovich; los diputados provinciales Miguel Funes y Evangelina Ramírez; los concejales Eva Mieri, Daniel Gurzi, Angel García, David Gutiérrez y Nancy Espósito.

En el cierre del acto, la sobreviviente de ‘La Noche de los Lápices’ Emilce Moler, quien con apenas 17 años estuvo secuestrada allí durante cuatro meses, leyó un documento en el que reclamó la apertura del lugar para su puesta en valor como espacio de la memoria y homenaje a las víctimas del terrorismo de Estado.

Actual sede de la DDI local, el “Pozo de Quilmes” o “Chupadero Malvinas” funcionó entre marzo de 1976 y enero de 1979 a las órdenes del jefe de la policía de la provincia de Buenos Aires, Ramón Camps, y se estima que por allí pasaron 251 detenidos desaparecidos.

Entre los torturadores que las víctimas denunciaron haber visto en el lugar se encuentra el cura Christian von Wernich, condenado a reclusión perpetua en octubre de 2007 por haber sido hallado culpable de 34 casos de privación ilegal de la libertad, 31 casos de tortura y 7 homicidios calificados.

Noticias

Luego de 28 horas y media de movilización ininterrumpida, concluyó, este viernes 9 a las 19 horas, la Marcha de la Resistencia convocada por la Asociación Madres de Plaza de Mayo y un conjunto de organizaciones políticas, sociales y culturales bajo la consigna “Solidaridad y lucha o hambre y represión. Cristina conducción”.

IMG_9257