Editorial -

Si Magnetto se presenta lo voto a dos manos

Un poco para devolverle los millonarios favores al nuevo presidente y otro poco para asegurase los negociados futuros, el monopolio informativo se ha puesto como objetivo principal militar por Macri y defenderlo ciegamente mientras el flamante gobierno le sigue sacando la plata a los asalariados para dársela a las “empresas a las que les interesa el país”.

Así podemos ver que si hasta hace apenas tres meses una inflación mucho menor que la actual era lo peor que le había pasado a nuestro pueblo en cuarenta y siete mil años de historia, ahora que los millonarios son más millonarios que ayer, el resto de la gente tiene que disfrutar de la esperanza de volver a unir a todos los argentinos mientras te bajan el sueldo o te amenazan con despedirte y ni te cuento si alguno piensa en manifestarse o protestar. República con pantalones largos que le llaman. Con pantalones largos, gorra y alguna que otra arma de fuego.

Para eso van a subir al pedestal de sus estudios de televisión a todos los “dirigentes” que digan cosas como “los trabajadores estaban mal acostumbrados a mejorar su poder adquisitivo”, “salir a comer afuera es una pesada herencia que alimentó a las mafias de los trapitos”,  “es mucho mejor darle nuestros ahorros a las empresas de luz y de gas ahora que sus gerentes son los funcionarios que controlan a sus empresas que usar esa plata para ahorrar en pesos, puaj, pesos” o “qué bueno que la devaluación me comió el salario y están echando gente de todos lados porque ahora cuando me gane el gordo de navidad voy a poder comprar dólares”.

Antes denunciaban que los gobernadores e intendentes estaban sometidos a la ley de la “billetera y el látigo” y ahora según cuentan ellos mismos están siendo sometidos solamente al “látigo” porque la billetera se la repartieron toda entre los exportadores, las mineras, y las trasnacionales que pusieron funcionarios públicos.

En fin. Cada uno se hace cargo de lo que dice y de lo que hace ante la gente y ante la historia.

Lo que ya es un disparate es sumar a esa cola de mendigos de petacas de saliva y nada más a quienes no están ni quieren estar ahí. Y el colmo más absurdo es inventar declaraciones de Cristina que sugieran que comparte las políticas de ajuste, endeudamiento y de represión del actual gobierno.

Dice Clarín que Cristina le dijo a un empresario fantasma que “Si Macri arregla con los Fondos Buitres, se quedan 12 años”. Ya que Magnetto tiene la impunidad para hacerle decir a cualquiera lo que él quiera y que anda con gana de que Cristina hable bien de Macri, no sabemos por qué no inventó una declaración más explícita, como por ejemplo “Si Macri me mete presa, lo vuelvo a votar” o “Si Magnetto se presenta para presidente, lo voto a dos manos”.

La necesidad de justificar el tremendo fraude del “arreglo” con los fondos buitres los hace inventar declaraciones imposibles como esta. Ni Cristina ni nadie que tenga un poco de sentido común piensa que sea popular ni justo hipotecar el futuro del país para pagarle en efectivo a los especuladores más oscuros del planeta. Los que piensan eso que se hagan cargo pero no van a utilizar el cariño del pueblo hacia Cristina para tergiversarla.

Macri le está queriendo dar a los buitres más de lo que ellos mismos estaban dispuestos a aceptar, en efectivo, mediante un increíble endeudamiento que van a pagar nuestros hijos y nietos mientras que las comisiones se las van a repartir justamente los “intermediarios” que después terminan siendo Pratgays o Sturzenegers.

Para cómplices de lo que están haciendo ya tienen a toda esa clase política que está de vuelta luego de su última experiencia de gestión que terminó en el corralito y en la plaza del 2001. No cuenten con nosotros para eso.

Y si Macri y Magnetto tienen tantas ganas de escuchar a Cristina y saber realmente lo que está pensando, no hace falta que le ordenen al Partido Judicial que la cite a indagatoria. Acá les dejamos una pista: http://www.cfkargentina.com/category/cfk/discursos/