Destacada

Kicillof: Néstor y Cristina tomaron decisiones pensado en las grandes mayorías

12183885_542297205936122_366569300906383075_o

El Diputado Nacional del FpV reflexionó acerca de las especulaciones que surgen a partir de la preanunciada devaluación de Cambiemos y sus consecuencias para los argentinos. Axel Kicillof, el ex ministro de economía, dijo no estar de acuerdo con que la devaluación sea inevitable “genera recesión y no mejora la competitividad”

En comunicación con Radio Del Plata, el Diputado Nacional se refirió al futuro de la economía; Kicillof compartió luego en redes sociales algunas de sus declaraciones  a  “La Vuelta de Zloto” el pasado 14 de Diciembre y reflexiones al respecto.

Cuando se preanuncia una devaluación se generan enormes desarreglos en la ecuación económica. Porque una variación del tipo de cambio tiene siempre efectos inflacionarios y recesivos. Y el actual gobierno viene hace meses preanunciando una devaluación, aun en la campaña. Esto nunca se vio en la historia.

Hay muchas medidas distintas para tomar, pero esas son decisiones de cada Gobierno y veremos a quién favorecen. Si se anuncia la quita de las retenciones al trigo, el precio interno del trigo va a subir. Y si además anuncian que van a devaluar, el precio interno vuelve a subir. Después no nos sorprendamos porque sube el precio del pan. Porque todas las medidas económicas benefician a algunos y perjudican a otros. En este caso, perjudica a los que compramos pan, a la gente en general. Por eso son decisiones de política económica.

Si lo que están planteando es devaluación, quita de retenciones, aumento de tarifas, ajuste del gasto público, endeudamiento, en todos los países del mundo eso se llama política de austeridad, de ajuste y tiene determinados resultados.
Devaluar es una decisión del Gobierno, no está ligado a una ‘necesidad’ por el nivel de reservas.

El tipo de cambio impacta en los sectores de distinta manera, pero hay mucha experiencia en que las bruscas devaluaciones traen muchos desarreglos y no mejoran la competitividad –en el sentido de aumentar las exportaciones-. Más bien generan recesión porque suben los precios y no hay poder adquisitivo que los aguante. Esa recesión hace que se necesiten menos divisas, porque caen las importaciones. Esos son los efectos.

En un cálculo aproximado, la quita de las retenciones al agro tendrían un costo fiscal de 17 mil millones con el valor del dólar del día de la fecha, y más de 26 mil millones, con un dólar a $15, como algunos sostienen que sería el valor en los próximos días. También implica un impacto muy fuerte para las provincias, porque como ustedes saben, parte de esos ingresos por la soja se destina a obras. Aproximadamente son 2.500 millones de pesos de pérdidas, y con un dólar a $15 lo que se pierde en obras de provincias y municipios se eleva a 3800 millones.

Hay sectores que siempre, durante estos 12 años, han pedido devaluaciones, en todas las condiciones. Pero no se puede tomar una medida diciendo que es inevitable aunque perjudique al grueso población, sobre todo si se trata de sectores vulnerables. Los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner siempre tomaron decisiones pensado en las grandes mayorías, no en los sectores concentrados.

La verdad es que es una situación mundial bastante compleja, que en la Argentina, la hemos llevado sin que eso genere desempleo. Se decía que había atraso cambiario pero, a la vez, que el gobierno era el más devaluador de la historia. No se ponen de acuerdo, porque entonces si hemos devaluado mucho como dicen, no debería haber atraso cambiario o bien no es la solución al problema. La realidad, es que el tema es mucho más complejo. Yo no dejaría la política cambiaria ligada a una decisión de los bancos con carteras dolarizadas, porque ellos van a conseguir enormes beneficios pero va a perjudicar a la gente”.

Ciudad de Buenos Aires

En el día de ayer, la Unidad Básica de La Cámpora "La Patria es el otro", ubicada en el barrio porteño de Nueva Pompeya, fue víctima de un acto de profunda intolerancia: atacantes desconocidos escribieron ofensivas consignas en los vidrios y carteles y ensuciaron la puerta de entrada para impedir el ingreso.

Pompeya4