Portada

Sentencia por el crimen de Angelelli

DSC08123

Los militantes de La Cámpora en La Rioja, acompañaron a los organismos de Derechos Humanos y a las distintas agrupaciones políticas que presenciaron la lectura de la sentencia. Los compañeros de la provincia de Catamarca dijeron presente el día de este fallo histórico.
Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados a prisión perpetua en cárcel común e inhabilitación absoluta perpetua por el asesinato del obispo Enrique Angelelli durante la última dictadura. Además, el tribunal dispuso que los dos imputados sean alojados en la cárcel de Bower, en Córdoba; y de esta manera, queda revocada la prisión domiciliaria de ambos represores.
Los dos represores fueron “responsables de una acción premeditada, provocada y ejecutada en el marco del terrorismo de Estado en contra de Enrique Angelelli y Arturo Pinto”, considerando que fueron autores mediatos del asesinato de Angelelli y del intento de homicidio en perjuicio de Pinto. Los otros imputados eran Jorge Rafael Videla, Juan Carlos Romero y Albano Harguindeguy, pero fallecieron antes de que comenzara el juicio.
Con este fallo, la Justicia esclareció la muerte de Angelelli, acaecida el 4 de agosto de 1976, en cercanías de la localidad de Punta de Los Llanos; y acreditó que el mismo fue un atentado vehicular, como parte del aparato represivo perpetrado en la Argentina.

Recordemos, que la primera causa judicial data del año 1986, a cargo del juez Aldo Morales; posteriormente, la misma sería cerrada por las leyes de indulto dictaminadas durante el menemismo. A partir de las políticas de Derechos Humanos implementadas por el presidente Néstor Kirchner, y continuadas por Cristina Fernández de Kirchner, la causa Angelelli se reabrió en 2009 y el inicio del juicio comenzó el 4 de noviembre pasado.

Vale la pena destacar, que Néstor Kirchner fue el primer presidente democrático que estableció que a monseñor Angelelli, lo mataron y públicamente exigió que se haga justicia, en un acto homenaje en 2005: “Y en este día que recordamos los 30 años del asesinato – y lo digo acá, en el Salón Blanco, de la Casa de Gobierno y me hago responsable de lo que digo – del Monseñor Angelelli, Dios quiera que una justicia clara, cristalina, cumpliendo todos los períodos, con todas las pruebas, con todo lo que corresponde, Dios quiera que rápidamente alumbre la justicia y aquellos que la violaron sean condenados porque muchas de las cosas que nos pasan hoy, pasan por la impunidad de ayer (…) Cuando se cree que la impunidad puede ser factible, muchas cosas suceden porque se van instalando en la cultura de la sociedad, nada aparece por generación espontánea ni tampoco nada se soluciona simplemente con una palmada y un “te perdono”. El perdón es una cuestión humana pero, fundamentalmente, divina y yo creo que los hombres y mujeres en la Tierra lo que tenemos que aspirar es tener una herramienta que sea la Justicia, que es central y esencial.”
Hace 4 años en La Rioja, la compañera Presidenta estableció que “monseñor Enrique Angelelli no es sólo de los riojanos, sino de todos los argentinos”. Además sostuvo que “los coroneles que envió (Bartolomé) Mitre para matar a los patriotas riojanos, como el “Chacho” Peñaloza, son los mismos que mataron a monseñor Angelelli cien años después. Porque hubo un proyecto de país que quiso ahogar los reclamos de un país federal, de un país que se empobrecía. Por lo tanto, entre ambos crímenes, hubo una línea histórica de quebrar la voluntad popular.”
Con este fallo, se retoma un camino de amor, paz y compromiso, como pregonaba y soñaba monseñor Enrique Angelelli, y de ahora en más queda reivindicado uno de sus más preciadas frases: “Hay que seguir andando nomás…” 

Buenos Aires

Luego de manipular la carga de actas del escrutinio provisorio para montar una escena donde Macri y Vidal pudieran mostrarse victoriosos, el Gobierno niega las irregularidades en la carga de datos a pesar de tener total control sobre la organización de la elección.

Mauricio-Macri-Argentina