Editorial

La organización venció al tiempo

peron

A 40 años del día en el que desapareció físicamente el Presidente y líder del mayor movimiento que tuvo el pueblo argentino, Juan Domingo Perón, esta nota podría ser una efeméride.

Han pasado cuatro décadas de su paso a la inmortalidad, aunque inmortal ya era. En estos años, Argentina tuvo presidencias, proscripción, elecciones, dictaduras, crisis sociales y de representación política, democracias y gobiernos populares.

A lo largo de todas estas etapas su nombre siempre fue mencionado. En algunos casos mediante una silenciosa acción transformadora y en otros mediante la demagogia y la tergiversación, mientras las plazas se llenaban de  pueblo reclamando por sus derechos.

De su vida podría escribirse una biografía entera, de esas que vienen en varios tomos. Sin embargo, hoy elegimos conmemorar un momento en el que un hombre pasó a ser historia, y ser historia es que trascienda y venza al tiempo. Lo que conmemoramos hoy es un pueblo que se hizo grande.

El 1 de julio de 1974 murió Perón, líder indiscutido de las masas populares. Aquel hombre que logró que las banderas de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política aún no sean comprendidas por nadie que no lo sienta, aunque no se trata de sentir nomás.

Su partida puso en juego décadas de dignidad y ampliación de derechos para los siempre marginados, los cabecitas negras, los descamisados.

Ese día lloró y se levantó el pueblo entero, consciente de lo que Perón le había dejado: amor e igualdad.  Ese pueblo era el mismo que pidió por su libertad el 17 de octubre glorioso, ese pueblo fue el que se animó a levantar sus banderas ante lo que fuera el inicio del más sangriento destino que padecimos los argentinos. Ese pueblo, que hoy lleva su nombre a las urnas, sabía que lo hacía porque nadie nunca había pensado en él, como lo hizo Perón.

Porque fue ese hombre el que había logrado que la juventud volviera a creer en la política, se empoderara de derechos y se organizara. Que los hombres salieran a pelear por las conquistas que él pregonaba para los trabajadores. Que las mujeres participen, salgan de sus casas y, en igualdad, abran las persianas de las Unidades Básicas, y de la mismísima historia. Que la soberanía nacional y la independencia económica sea un derecho, para que ningún buitre de afuera pueda atentar contra las decisiones políticas mediante condicionamientos y arbitrariedades ajenas a los intereses del pueblo.

Las vicisitudes de la historia y la memoria colectiva hicieron posible que la doctrina peronista jamás pierda vigencia y lleve en su recuerdo una Evita que supo ser el alma del pueblo y la jefa espiritual que empoderó las conquistas otorgadas por Perón.

Las casualidades no tienen lugar en la historia, la realidad sí. Por eso este período de continuidad histórica que logró que aquel movimiento renazca hoy para levantar esas mismas banderas, logra que un pibe de 16 años vote y lea el Manual de conducción política, impensado diez años atrás. Que las fábricas estén abiertas y en constante crecimiento, que YPF vuelva a ser nuestra, que los trabajadores tengan cada vez más derechos, que los niños sean los verdaderos privilegiados, y que mientras haya un pobre en la Patria, haya un proyecto nacional y popular que defienda la felicidad del pueblo.

Este siglo nos encuentra unidos, organizados y solidarios. Tal como lo dijo el general Perón y tal como nos enseña Cristina cuando defiende a la Patria de quienes nos quieren hacer flaquear a través de intereses mezquinos disfrazados de estabilidad financiera mundial. Y son los mismos que lo intentaron en otras oportunidades financiando el miedo, el terror y gobiernos neoliberales. Pero siempre nos ven renacer, una y otra vez, como el Ave Fénix.

Hoy conmemoramos la grandeza de un pueblo que supo comprender de qué se trataba la Patria liberada. La grandeza de un pueblo que asumió su responsabilidad y el compromiso con el legado de un líder que desarrolló la organización a la más fina de las doctrinas.

Hoy no nos dejamos encandilar por el brillo falso de la frivolidad que supo dividirnos en otros tiempos y que se asoma cada vez que puede. Porque somos la continuidad, porque sabemos que las conquistas sociales son derechos, porque no estamos solos. Porque en cada escuela, en cada casa, en cada universidad, fábrica o barrio está el legado de aquellos compañeros, trabajadores, militantes y peronistas que dignificaron al pueblo y a nuestra Nación. Porque hubo un Néstor, porque hay una Cristina. Porque estamos nosotros. Porque como dijo hoy la Presidenta, ellos siempre estarán custodiando el legado histórico popular del Siglo XX”.

Medios

En el marco del silenciamiento de voces disidentes con el oficialismo, se dio a conocer la desvinculación del periodista Víctor Hugo Morales de C5N, a pesar de sus altos niveles de audiencia.

vhm