Buenos Aires

Solidaridad en el barrio San Carlos

133 y 35 Gauchito Gil (40)Una nueva jornada de la ayuda solidaria a los inundados de La Plata, la más masiva hasta ahora. La Facultad de Periodismo de la UNLP desbordaba de compañeros desde bien temprano. Se podían ver remeras de todas las organizaciones que integran Unidos y Organizados, de gremios, de todas las provincias y a los soldados del Ejército Argentino dignificando el uniforme.

Todos decían presente poniendo el cuerpo, haciendo carne eso de que la Patria es el otro. Algunos decían que iban a ser 12 mil personas en la jornada, pero luego resultó que fueron más de 15 mil. En medio del tumulto de compañeros se lo podía ver a Facundo, el pibe, el compañero al que Néstor le regaló su violín, que vino especialmente desde Jujuy para participar de la jornada. También pasaban funcionarios como el Vicepresidente Amado Boudou, el Ministro de Justicia y Derechos Humanos Julio Alak y el Ministro de Educación Alberto Sileoni, que se sorprendían al ver la gran cantidad de militantes.

Los compañeros de la conducción nacional de La Cámpora pasaban de un lado a otro, organizando. Las ya clásicas filas de pasamanos entraban la mercadería: agua, colchones, comida, lavandina. La organización de la jornada sin duda se perfeccionó. Con la experiencia se aprendió. Lo que no había cambiado era la alegría de los compañeros, que coreaban un cantito y después otro. Se miraban, se reconocían, laburaban, sonreían. El sol remontaba y el día estallaba de peronismo.

Un grupo de compañeros salieron para el barrio San Carlos, al Centro “Gauchito Gil”. El rojo de su poncho teñía las chapas del galpón. Los camiones seguían llegando como durante toda la semana anterior. Los militantes y los vecinos organizados bajaban las cosas que llegaban para luego clasificarlas y distribuirlas. Enfrente, desde su altar, el Gauchito miraba todo y recibía ofrendas, pedidos y agradecimientos. Una radio abierta narraba todo lo que sucedía y bañaba de música la tarde militante. La conductora entrevistaba a los compañeros del Ministerio de Trabajo, que habían llegado con el Programa Jóvenes, una herramienta de un Estado activo y presente. Más tarde, la compañera no podría creer haber compartido el micrófono mano a mano con Victor Hugo Morales

Más compañeros trabajaban en el barrio. Recogían basura, deshechos, lo que el agua se había llevado y lo que había dejado tirado. Limpiaban casas, podaban árboles, relevaban necesidades. Algunos hacían base en un Centro de Acceso a la Justicia cercano mientras a otros se los veía en las calles, conversando con los vecinos que no sólo los recibían y atendían sino que también les cebaban unos mates.

 

 

 

Militancia

La provincia del Chaco nuevamente está sufriendo las consecuencias de una catástrofe climática sin precedentes. En sólo 4 meses hemos superado el promedio anual de precipitaciones. Esto, sumado a la falta de obras de infraestructura, al ahogamiento al que el gobierno nacional condujo a las provincias con la quita del Fondo Sojero, la firma del Pacto Fiscal y la cancelación de obras por financiamiento PPP, se traduce en más sufrimiento para quienes padecieron el agua en sus casas.

Lucila Masin (1) (1)
Economía

Argentina está atravesando una delicada situación financiera que repercute en la economía real y en la vida de todos sus ciudadanos. La manifestación más palpable de ello es la suba del denominado “Riesgo País” un indicador que estuvo en el centro de la escena durante la crisis de la convertibilidad y su posterior estallido a fines del 2001. Posteriormente, durante el período kirchnerista quedó relegado a un segundo plano, para resurgir con fuerza durante el gobierno macrista. En las últimos horas el Riesgo país de Argentina escaló por encima de los 1000 puntos básicos, (100 puntos básicos equivalen a un 1%) un máximo en el último lustro, que encendió las alarmas de todo el mundo financiero.

6d8b16cb-6a39-4050-9c91-27740c96fa29