Ellos Dicen

Yo… ¿y vos?

Leímos a un Pepe Eliaschev. (ver nota)

compungido, apenado y preocupadísmo por la excesiva utilización que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner hace de la palabra “yo”. Palabra que utiliza para referirse, nos explica Eliaschev magistralmente, a ella misma. Como casi todos los que utilizan, claro, la palabra yo. Que para eso ha sido inventada. Nos explica el complejísimo cálculo matemático que ha tenido que descifrar el periodista:

“En ambas intervenciones usó un total de 9.074 palabras. Entre ellas dijo “yo” 42 veces, una vez cada 216 palabras, una autorreferencialidad insuperable”.

Una vez cada 216 palabras, dice Pepe que dice Cristina la endemoniada y polémica palabra: “yo”. Es una linda forma de expresarlo, y quizás la única en la que genera algún impacto. Quizás no reforzaría demasiado la hipótesis de Eliaschev, de que Cristina dice yo a cada ratito (luego, es egocéntrica; luego, no puede gobernar el país en tanto se supone, Cristina, por encima del Estado por decir la palabra “yo”; luego, qué hace el 50,27% del padrón electoral votándola, en vez de leer su columna en Perfil), si uno la expresara de la siguiente manera: “En sus últimos dos discursos, Cristina Kirchner utiliza la palabra ´yo´, en el 0,46% de las oportunidades”. O, más flojita: “Cada 100 palabras, Cristina Kirchner dice yo un 0,46 de las veces”.

Mucho más duro, casi destruyendo la idea de autorreferencialidad, sería presentar cuáles fueron las palabras que más usó Cristina, en vez de elegir una, al azar, descontextualizarla y mostrar un discurso público como un síntoma psíquico que, también, redundaría en una cuestión política. Pero hay una forma de periodismo, que tiene casi todo de columna de opinión y casi nada de periodismo,   que no tiene tiempo de contextualizar. Es difícil, lo reconocemos, cortar y pegar el discurso en un programita ya diseñado y fijarse cuáles son las palabras que más usó Cristina en esos dos discursos que cita Eliaschev. Como servicio a la comunidad y por qué no a ese periodismo demasiado urgente, acá van:

Quien escribe no se anima a hacer psicoanálisis de tribuna, porque no tiene título profesional ni columna de opinión que llenar por falta de temas. Pero sí se atreve a mirar la nube de palabras y notar que hay una referencialidad bastante manifesta y que no es de Cristina Kirchner consigo misma. Aunque para eso no hacía falta una nube de palabras.