Editorial

El proyecto no se mancha

Gracias Dios por el fútbol

Con esa frase, el 22 de junio de 1986, Víctor Hugo Morales remataba la descripción de la jugada de todos los tiempos. El Estadio Azteca asistía a la Navidad del Fútbol, el Cristo criollo hacía justicia divina con el Imperio Pirata. Días después llegarían los Reyes Magos con la Copa del Mundo para rendir tributo el genio del fútbol mundial.

El 20 de agosto del 2009 se produjo una jugada que es al fútbol argentino, lo que aquella corrida del Pelusa fue al fútbol mundial. Y el muchacho también estaba ahí, en ese estrado que ya era una trinchera popular contra los monopolios de ayer y de hoy.

Ahora no llevaba la pelota, pero sonreía feliz porque la pelota iba a ser de todos, porque su profecía se hacía realidad: “la pelota no se mancha”. Esa pelota que nos escondieron, esa pelota que no nos dieron como pueblo durante tantos años, estaba a punto de ser democratizada.

¿Por qué durante tantos años toleramos y naturalizamos que “el deporte más lindo del mundo”, hecho por el pueblo, fuera de tan pocos? Nos habían acostumbrado a eso como a tantas cosas. Pero desde aquel sol que salió un 25 increíble seis años atrás, empezamos a entender que algunas cosas que creíamos nunca iban a cambiar, cambiaron.

Y ese sol, ese Proyecto, esas convicciones, estaban ayer con pelota dominada desparramando monopolios, “para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina”, como señalara el poeta oriental.

El fútbol es un deporte de pueblo, es una cultura de pueblo, excede los límites de una disciplina. Como rezan las banderas, es un sentimiento inexplicable y el sentimiento se democratizó.

Ya se escucha el eco de los refutadores de leyendas que vendrán a señalar todo lo que falta en otras áreas, como hacen frente a cada acción, en su afán obsesivo porque todo un pueblo se suicide de depresión. Los hemos visto gobernar, Dios nos guarde de esa calamidad, en la oposición critican todo, en el gobierno no hacen nada.

Nosotros hemos elegido hace tiempo la ruta de los barriletes cósmicos, como aquel Coronel que un día razonó que lo más lógico era que todos fuéramos dignos y tiró la pared más maravillosa de la Historia con aquella mujer, que había venido de otro planeta.

De aquella jugada nació el movimiento de todos los tiempos que algunos pretendieron privatizar en los noventa y que un guapo de pierna fuerte recuperó, haciendo pata ancha allá por el 2003, para que volviéramos al partido que teníamos que jugar: el de la Patria.

Hoy la 10 la lleva la Compañera Coraje y al lado estamos todos, corriendo y sudando, jugando contra los ingleses de adentro. Si perdimos algún partido, que sepan que lo que importa es el campeonato. Le pese a quien le pese, seguimos gritando goles, goles del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.  No es perfecto este proyecto, pero demuestra en el día a día, en la cancha, la certidumbre de que las peleas se dan, y que tiene palabra y tiene acción, por eso el proyecto no se mancha.

Ciudad de Buenos Aires

En medio del receso legislativo y de espaldas a los porteños y porteñas, el Gobierno de la Ciudad decidió eliminar la protección cautelar del Hospital Muñiz, allanando el camino para avanzar con el proyecto del Complejo Hospitalario Sur.

36530582_914093872110571_7796093295599288320_n
Buenos Aires

En Lomas de Zamora existe desde hace años una comunidad de cartoneros y cartoneras que comenzaron con la actividad como alternativa a una situación económica adversa, allá por el 2001 cuando el gobierno de la Alianza compuesto por funcionarios que hoy nuevamente ocupan cargos nacionales, dejaban al país inmerso en una profunda crisis económica y más de 30 muertos en las calles de la Argentina.

Daniela Vilar, concejala y responsable política de La Cámpora en Lomas de Zamora, junto a recuperadores/as urbanos protagonistas de la nueva ordenanza municipal.